Alicante es una ciudad a los pies del mediterráneo. Conocida por su interés turístico a nivel internacional, una de las mejores cosas de Alicante es el clima, donde más de 300 días al año luce el sol. Pero antes de entrar en su gastronomía, lugares de interés y algunas peculiaridades, os vamos a contar su origen.

Orígenes. Alicante es una
ciudad con más de tres mil años de historia, como revelan los primeros restos
arqueológicos encontrados en la Cova del Fum en Fontcalent, que datan del III
milenio a.C.
Los primeros núcleos habitados se sitúan en la ladera del monte Benacantil,
donde se cree que hubo un poblado íbero.
El primer núcleo urbano propiamente dicho se remonta al siglo IV a.C donde se
localiza, en el Tossal de Manises, la colonia íbero-romana de Lucentum.
Reclamos turísticos
Alicante es una ciudad para disfrutar sólo, en pareja, con niños… hay lugares para todos y actividades para todos los gustos y edades. Os vamos a contar los principales reclamos pero os animamos a visita su página de turismo para que conozcáis todas las ventajas de venir de vacaciones, o quedarte para siempre, en Alicante. 
Uno de los principales lugares que atrae al turismo son las playas. Sólo alicante cuenta con varias playas: Playa de San Juan, Calas del Cabo de las Huertas, Playa de la Almadraba, Playa de la Albufereta, Playa del Postiguet, Playa de Los Saladares- Urbanova y Playa de la Isla de Tabarca.
Otra de las peculiaridades de Alicante es el Castillo de
Santa Bárbara. Está ubicado en la cumbre del monte Benacantil,  a 166
metros de altitud. En él  se encuentra una de las más grandes fortalezas
medievales de España desde la que se divisa a la perfección la bahía de
Alicante.
El acceso al castillo se hace en ascensor a través de
un excavado en la roca frente a la playa del Postiguet o
bien a pie, en Turibus o
en coche.
Como curiosidad cabe decir que desde la Playa del
Postiguet se puede observar en la montaña del castillo la forma del
perfil de una cara, denominada “la Cara del Moro”. Esta
es una de las imágenes más características de la ciudad.
Un lugar característico de Alicante, imagen de la ciudad,
además del Castillo de Santa Bárbara, es la Explanada de España. Este paseo
marítimo se extiende en paralelo al puerto, desde la Puerta del Mar hasta el Parque de Canalejas.
Se trata de una de las vías más populares de la ciudad de
Alicante y fue construida sobre el antiguo dique la ciudad durante la
primera mitad del siglo XX.
Este emblemático paseo está compuesto por seis millones y
medio de teselas de mármol que dibujan un mosaico ondulado de colores rojo,
negro y blanco.
Además,cuenta con cuatro filas de palmeras que recorren sus
más de 500 metros de longitud y es una seña de identidad para los alicantinos.
Todo un símbolo representativo del turismo de la ciudad.
En la Explanada se sitúan edificios emblemáticos
de la ciudad de Alicante, como la Casa Carbonell, o el Real Casino
de Alicante, numerosas tiendas de artesanía y souvenirs “conocidas como los
Hippies de la Explanda”, artistas, mimos…restaurantes, cafeterías, heladerías,
bares de copas (todos ellos con estupendas terrazas) desde los que podrás
contemplar el gran dinamismo con el que se mueve la ciudad de Alicante.
Sus fiestas. Alicante es una ciudad que disfruta de sus festividades. Las fiestas tradicionales de los barrios con juegos populares, la Semana Santa y su romería a la Santa Faz, los Moros y Cristianos y las fiestas más internacionales, Las hogueras de San Juan. Fuego, agua, pólvora. Música en la calle, desfiles, alegría
a raudales. Estas son algunas pinceladas de lo que son las
Hogueras. Alicante arranca oficialmente el verano cuando llegan sus
fiestas de Hogueras de San Juan, cuyos días álgidos se sitúan entre el 20 y el
24 de junio. Fiestas grandes de la ciudad y declaradas Fiestas de Interés
Turístico Internacional, dan la bienvenida al solsticio de verano. Hoy la fiesta la protagonizan gigantescas figuras hechas de
madera y cartón que se queman la Noche de San Juan. La tradición nace en el
siglo pasado, cuando los vecinos sacaban a la calle trastos viejos para
quemarlos y dar la bienvenida a la época estival. Las Hogueras también va unida a la
gastronomía. La tradición manda comer ‘bacores’ (brevas) y ‘coca amb
toñina’ (una torta jugosa y salada de ventresca de atún, cebolla y piñones) el
20 de junio, día en el que oficialmente salen a la calle los monumentos.
Pero hay mucho más que probar de la rica gastronomía alicantina.

Son muchos los lugares emblemáticos de la ciudad al igual que su gastronomía. Pero como no os podemos mostrar todas las maravillas de esta ciudad os recomendamos que vengáis a visitarla y nos digáis que lugares os han gustado más.
Nosotros queremos esta ciudad y siempre que podemos vamos a la ciudad a disfrutar de sus playas, sus restaurantes y sus terrazas. ¿A qué esperáis para venir a verla?